IMG-LOGO
IMG-LOGO
PRENSA

IVASPE, un caos...

17 septiembre 2022 118 visitas

La Academia de Policía Local, un caos: «Parece una comuna, es mejor tirarla abajo»

 

El organismo regional encargado de terminar la formación de los agentes acumula una «cola de seiscientos» efectivos porque la Generalitat no abonó los sueldos a los instructores y se tuvieron que suspender los cursos.

www.eldebate.com 17-09-22

 

El aumento de la delincuencia y la criminalidad en la Comunidad Valenciana está siendo uno de los aspectos más preocupantes a nivel social en los últimos meses. Hurtos o robos con violencia han subido de manera significativa, pero el incremento de las agresiones sexuales es lo que más preocupa a los cuerpos policiales.

 

Por ello mismo, los sindicatos del ramo claman ante el estado en que se encuentra el Instituto Valenciano de Seguridad y Emergencias (IVASPE), el lugar donde los policías locales terminan su formación antes de poder ejercer con todas sus competencias.

 

El vicepresidente del sindicato CSIF en Administración Local de la Comunidad Valencia, el agente José Alfonso Fenollosa, asegura que la situación actual del centro de formación es «un desastre». «Ha estado casi un año sin funcionar debido a la falta de instructores porque no se les pagaba», señala el policía.

 

Según relata Fenollosa, la actividad del IVASPE se paralizó en septiembre de 2021 porque la Generalitat Valenciana no abonaba los sueldos a los profesores y no fue hasta marzo de 2022 cuando se retomó la docencia, lo que aún hoy sigue acarreando consecuencias negativas.

 

Una de ellas, en palabras del miembro del CSIF, es «la cola de unos seiscientos policías» que arrastra la Academia, «tanto en agentes como en mandos». Sobre ello, Fenollosa lamenta que el último curso de formación a policías se esté alargando «más de un año» cuando la duración es de seis meses, «cuatro de teoría y dos de prácticas».

 

Esta anomalía también conlleva una limitación a la hora de ejercer. Al no haber podido realizar el curso final, a los agentes se les considera como interinos y no funcionarios de carrera aunque hayan aprobado las oposiciones al Cuerpo. Por ello, «no pueden llevar pistola y sólo pueden realizar funciones administrativas, de medioambiente y tráfico», apunta Fenollosa. A este respecto, destaca que la ausencia de pistola puede ser «un riesgo para sus vidas».

 

Enlazando con la actualidad, y tras un verano negro al respecto en la Comunidad Valenciana, el representante de CSIF critica que desde la Administración se esté anunciando que se va a formar a policías de cara a actuaciones y prevención en festejos taurinos: «Pues no sé cómo les van a pagar cuando, además, no hay gente para desarrollar toda esa faena», se pregunta.

 

La Academia ha estado casi un año sin funcionar debido a la falta de instructores porque no se les pagaba

 

En cuanto a los derechos laborales de los agentes, el caos en el IVASPE también supone una «merma»: «Si tardo un año en hacer el curso porque tú no me has dado formación, he perdido ocho meses de antigüedad y quizás en un futuro no pueda optar a tal plaza o a ascender», se lamenta Fenollosa.

 

Por si fueran pocos los perjuicios para los policías locales en formación, el sindicalista también critica el «sobrecoste» que los agentes tienen que soportar porque han de costearse ellos mismos el alojamiento durante todo el periodo que dure la formación.

 

Situación de «extrema gravedad»

 

Sobre este último aspecto, el presidente del Sindicato Profesional de Policía Local y Bomberos (SPPLB), Manuel Sánchez, critica que el IVASPE no tenga servicio de pernoctación: «¿En qué Academia seria los policías tienen que irse a mediodía a su casa? En cualquier centro de formación de Policía estás interno de lunes a viernes», dice Sánchez, para quien esto es producto de «falta de inversión».

 

En consonancia con la visión de Fenollosa, para Sánchez, la situación de impagos vivida ha provocado que no quiera ir a trabajar al IVASPE «nadie». Así, ante un «total abandono» y una falta de personal «brutal», el presidente sindical considera que es «muy difícil» llevar una Academia de este tipo, donde además de Policía Local, también se forman bomberos, personal de Emergencias Protección Civil. «Es el 'cocktail' perfecto. Estamos en un escenario de extrema gravedad», apostilla.

 

Nada que ver con Cataluña o País Vasco

 

Respecto al mantenimiento y estado de las instalaciones, Sánchez se muestra contundente al afirmar que no transmite «la seriedad ni la casuística que un centro de seguridad merece». «Es muy triste; esto parece una comuna. Sería mejor para todos tirarla abajo y empezar de cero», apunta el presidente del SPPLB.

 

Para argumentar su opinión, Sánchez explica que al IVASPE «puede acceder cualquiera» porque además comparte espacio con una escuela de Formación Profesional (FP) y «se desarrollan mil actividades» y muchas veces «hay que convivir con los ruidos del circuito de Cheste cuando entrenan las motos o los Fórmula 1». Así, el policía compara el funcionamiento de la Academia valenciana con otras similares como la de Arkaute en el País Vasco o la de Mollet del Vallés en Cataluña.

 

Según Sánchez, cuando uno entra a cualquiera de esos dos centros percibe «que está en una Academia con seriedad, seguridad y sus controles de acceso». En contraposición, en el complejo dependiente de la Generalitat Valenciana «puedes entrar, ir a la cafetería y sentarte a tomar un café sin que nadie te diga nada». Por tanto, Sánchez insiste en que los miembros del Cuerpo no ven el IVASPE como una Academia de Seguridad, sino «como una cosa a medio hacer», ya que no tiene «pista de atletismo, galería de tiro ni pernoctación».

 

En lo que tanto Sánchez como Fenollosa también coinciden es en apuntar que el último que sufre este caos de gestión a la hora de terminar de formar a la Policía Local «es el ciudadano», más aún con «la delincuencia que padecemos en nuestras calles». «En la Comunidad Valenciana, teniendo la tercera ciudad de España, nos merecemos otra cosa».

 

Finalmente, Sánchez aporta una posible solución para que adopte la Generalitat: «Tienen que apostar por un sitio serio. Si no pueden o saben, que hagan un convenio con la Academia de Ávila, mandamos allí a los agentes y no pasa nada, pero que asuman que son incapaces de formar a nuestros policías».

 

Críticas también de la oposición

 

No solo de los sindicatos policiales le llueven las críticas a Ximo Puig por el estado de la Academia de Policía Local. La oposición en las Cortes Valencianas también censura la gestión de la Generalitat en materia de Seguridad.

 

Así, la portavoz de Interior del Partido Popular en el Parlamento autonómico, Verónica Marcos, declara que el organismo tras años «moribundo, ha tocado fondo» y apunta como «responsables» a los dirigentes del Ejecutivo valenciano del «abandono» y del pobre mantenimiento de unas «instalaciones mediocres».

 

Sobre los cursos que supuestamente se deberían estar impartiendo, Marcos reprocha a Puig que no se esté formando a agentes en materias como la lucha contra la violencia de género, lo que considera «un disparate impresionante» teniendo en cuenta que los delitos contra la libertad sexual «son los que más se han incrementado en los últimos dos años».

 

Por su parte, el portavoz adjunto de Vox en el Parlamento regional, José María Llanos denuncia que la Academia de Policía Local de la Comunidad Valenciana continúa en una situación «caótica». El diputado denuncia que los policías locales «se encuentren ejerciendo su función en las calles sin la debida protección» y concreta que sufren «carencia de uniformes, chalecos de protección balística o defensas extensibles».

 

Para Llanos, esto coloca a los agentes y a los ciudadanos «en una situación de inseguridad total» y es producto de «comenzar la casa por el tejado». «Primero, a trabajar en la calle y después de años, el curso», subraya el portavoz adjunto de Vox.